Importancia de la Imagen Corporativa

Una empresa, con independencia del sector que sea, necesita, además de una buena idea, tener la capacidad de ser presentarda no sólo a posibles clientes sino también a potenciales consumidores. Pero para ello es importante tener en cuenta una serie de conceptos que son los que le van a ayudar a tener mayor éxito.

Cuando hablamos de imagen corporativa tenemos que centrar nuestro esfuerzo en potenciar varios ámbitos:
¿Cómo se percibe la compañía?: Una vez que hemos creado la compañía y hemos presentado nuestro producto a los clientes, es importante saber qué es lo que opinan, cual es la imagen que se tiene de nuestra compañía. Una de las maneras de hacerlo es mediante la consulta dentro de la propia tienda, a través de folletos que puedan rellenar los clientes, bien mediante personas que estén fuera de la tienda y, de forma aleatoria, solicitarles si pueden contestar un cuestionario en el que las preguntas estén referidas a la atención al cliente, el espacio físico de la tienda, calidad del producto, imagen global de la tienda, etc.

¿Qué significa la compañía?: Esta es una cuestión muy importante para el cliente, posibles inversores, etc., tienen que tener muy claro qué producto tiene la compañía, a quien va dirigido, la calidad del producto que ofrecemos, por qué ha dirigido a ese sector y, sobre todo, posibilidades y capacidad de ampliación del producto dentro y fuera de nuestro sector. También tenemos que tener muy claro qué es lo que significa para la propia compañía el producto que estamos vendiendo, sea el que sea. Tenemos que saber explicar de una manera simple, concisa, directa y muy clara qué tenemos, para qué lo tenemos, para quien lo tenemos, etcétera.

Campañas de comunicación: éstas son esenciales para el conocimiento de la compañía. Pero también es importante saber qué tipo de campañas hay que realizar. No es lo mismo una campaña de ofertas para un supermercado que para telefonía móvil, seguridad, etc. Lo primero que tenemos que saber, teniendo presente la empresa que somos, es a quién queremos dirigir la campaña y que tipo de campaña queremos hacer. En función del nivel de campaña que queramos ofrecer, baja, media o alta, la prepararemos. Debemos pensar: ¿Vendemos sólo rebajas? ¿Vendemos calidad? ¿Vendemos imagen? ¿Vendemos un producto? ¿Vendemos exclusividad? ¿Qué vendemos?.

Plataformas web: a día de hoy es uno de los modelos de venta de una compañía más importante. A través de cualquiera de las plataformas en las que nos anunciemos u ofrezcamos nuestro producto, nuestra imagen, podemos llegar a cualquier parte del mundo. Junto a esto, podemos convertir nuestra plataforma web no sólo en un vehículo de conexión con otras empresas del sector, potenciales clientes a nivel nacional e internacional, nuevos clientes, etc., sino también en una tienda con la que distribuir nuestro producto.

Otro tipo de promociones: en función de la capacidad de nuestra compañía, podemos tener en consideración el contratar a un equipo de personas o persona que se ocupen de la promoción en otros ámbitos diferentes. Si lo queremos hacer con mayor seguridad, es importante contratar los servicios de alguien que tenga experiencia, ya que la capacidad de crecimiento de la compañía será mucho mayor.

Fuente:  http://www.importancia.org/

Deja un comentario